buscar

Lavalleja 1062 [mapa]
Tel 4772-6754
Mar a Vier de 13.30 a 20 hs. Sáb de 13.30 a 16 hs.

www.artexarte.com.ar info@artexarte.com.ar

Autorretratos · Muestra del Programa FV Cultural

Muestra colectiva

Del 06 de Diciembre al 21 de Diciembre de 2011 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

 
 

TEXTO CURATORIAL

 
  • Jorge Zuzulich

El tema que atravesará las producciones desplegadas en el marco del Programa FV Cultural de este zaño girará en torno al autorretrato.

Este último puede considerarse una variación de un género ampliamente desarrollado en el transcurso de la historia del arte: el retrato. Sabemos que éste no ha sido algo dado, aunque su naturalización ha llegado hasta nuestros días a través de la masificación del uso fotográfico.

Es común llevar con nosotros el recuerdo de nuestros seres queridos.

A propósito de ello Walter Benjamin, en su célebre ensayo La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica (1935), propuso que en éstos se resguardaba el último refugio de lo aurático frente a la pérdida generalizada del aquí y ahora que el registro fotográfico instauraba.

 

Lo cierto es que la partida de nacimiento del retrato puede rastrearse con el advenimiento del Renacimiento y, con él, la consecuente instauración de un embrionario capitalismo que funda su despliegue en la configuración de la individualidad.

Nada más individualizable que el propio rostro en tanto marca de identidad. Lo idéntico, lo que se parece a sí mismo, lo que retorna sobre sí con la marca de lo reconocible.

 

Podría decirse que el autorretrato lleva implícitas las marcas identitarias que el autorretratado le impone a su obra.

Pareciera que el autorretrato se fundara, más que sobre el parecido físico, en cierta forma de presentación condensada que parece sostener la siguiente afirmación: éste soy yo. Flaubert, el escritor decimonónico francés, sentenciaba a propósito de su gran novela: Madame Bovary soy yo. Tal vez, el desplazamiento de lo propio en otro, haya sido un procedimiento habitual que permitió la posibilidad de abrir lo constitutivo de una vida a la exposición de la mirada del público.

Tal vez la obra de Cindy Sherman sea un ejemplo de ello.

 

Pero muchas veces el autorretrato experimentó la supresión de los rodeos para presentar efectivamente las grandezas y las miserias del valiente autorretratado.

En otras ocasiones fue vehículo de una construcción ideal que ponía al descubierto los deseos del artista, como en aquel célebre autorretrato en donde el gran artista alemán Durero crea su imagen a semejanza de Jesucristo.

 

Pero tal vez en todo momento, y como condición de su configuración, una cuota necesaria de narcisismo se apodere de la fisonomía de sí que, tras abandonar las coordenadas de lo real, se torna imagen.

 

Jorge Zuzulich

 

ARTISTAS PARTICIPANTES

María de las Mercedes Blanco
Stella Maris Seara
Ricardo Degrossi
Guillermo Montano
Liliana Antonow
Ana María Monti
Jorge Antar
Gabriela Liviero

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus