buscar

Calle 50 entre 6 y 7 - La Plata [mapa]
Tel (54) (0221) 427-1843
Mar a Vie de 10 a 20 hs. Sáb y Dom de 14 a 20 hs.

www.macla.laplata.gov.ar maclamlp@infovia.com.ar

Cerverizzo | Cassiau

Muestra colectiva

Del 29 de Abril al 30 de Mayo de 2016 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

 
anterior siguiente
 
 

Entre el color y la luz.
 
"Tenemos  el   arte  para  no   perecer  de  la verdad" afirmó Federico Nietzsche.
 
La  obra de Carolina parece ostentar como principio general el propósito de correr el velo del verosímil y llegar a la esencia, para dejarnos ante el puro espíritu desencarnado, que se deja ver sólo a través del  color y unas formas reducidas al mínimo para comunicar la pureza de la idea.
 
La obra se convierte en un campo de lucha, lleno de tensión interior donde, queriendo representar una esencia que encarna en el color y se hace presente a través de él, se acerca a los límites del silencio.
 
La  búsqueda de la  verdad conduce ¿hacia dónde, hacia la nada? Al  intentar expresar esa nada en la obra, ésta se convierte en el objeto que nos salva, en una profunda actitud religiosa. Ella, se caracteriza por una mística que ha renunciado a la presencia de todo principio de divinidad absoluta y ordenadora y que se sacia a sí misma.
 
El   encanto  inmediato de su pintura se encuentra en la fuerza del color, de su  luz, la imagen espiritualiza la materia y le da materia  al espíritu. Es un  reflejo del  mundo hasta cuando  encierra  su   negación.  Reflejo de reflejos, en ella   encontramos una realidad detenida en un  instante que no  está ni antes ni después de la historia, sino fuera de ella, en la que cada gesto se eterniza conservando la  vibración de su posible continuidad como un  impulso interior.
 
Lo que su obra nos ofrece es una interroga- ción de lo visible que encuentra la respuesta en el propio acto, en su propia poética, en su manifestación del ser.
 
Dra. María de las Mercedes Reitano
Directora MACLA
 
Geografías míticas.
 
Durante mucho tiempo el concepto de territorialidad se relacionó, de forma prioritaria cuando no  exclusiva, con los  aspectos referentes a la posibilidad de subsistencia física. Se  pensaba que una población se estabiliza- ba en un  espacio determinado cuando alcanzaba ciertas cotas de crecimiento demográfico que amenazaban con superar los recursos alimenticios del  medio ocupado. Pero la  necesidad de apropiación espacial tiene también otro tipo de connotaciones relacionadas a otro tipo de supervivencia.
 
En este sentido Clarisa avanza sobre el terri- torio de la obra, con la misma vehemencia; y es así que transforma el espacio con el color y el volumen sutil  que incorpora.
 
Esta intervención implica una apropiación de los  elementos que se expresan estéticamente en todas y cada una de sus producciones.
 
El territorio que se habita se articula en un universo conceptual que conformará estas "geografías míticas"; aparecen  el  delante y detrás,  no como sensaciones, sino como situaciones estéticas. Estas geografías tienen su enclave en las primeras formas de manifestación religiosa, donde el espacio deja de ser neutro, se complejiza, se multiplica y se resignifica permanentemente. El territorio entonces se transforma en expresión simbólica.
 
Pensar la obra de Clarisa en sus dimensiones utópicas y  en sus vectores  estéticos nos induce a entender la necesidad de comprender el arte como ofrenda, como mediador de lo visible y ejemplificador de lo indecible.
 
Dra. María de las Mercedes Reitano
Directora MACLA
 

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus