buscar

Venezuela 458 [mapa]
Dom a Vie de 14 a 20 hs. Sáb de 10 a 14 hs.

El río

Aida Chertkoff

Del 07 de Julio al 02 de Agosto de 2011 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

 
 
 

Al terminar de ver “Sin lugar para los débiles” (casi dos horas de sangre, balas y crueldad, escrita, producida y dirigida por los maravillosos Coen) me sorprendí recordando la obra de Aída Chertkoff. Entonces pensé ¿cómo es posible que relacione esta piñata de violencia con los trabajos de Aída? una obra atravesada por la sutileza, los susurros de los espacios vacíos y las delicadezas de los llenos. Si todo en ella sugiere una calidez amable y reconfortante, si con dos o tres notas de color logra bellas melodías cromáticas siempre preciosas y luminosas.

 

Aída goza realizando sus obras, disfruta la elaboración manual, el contacto con los materiales. En ellas rememora el río de su niñez, el sol y los juegos infantiles, la seguridad, el respaldo omnipresente que significa la presencia de los padres. Comprendí entonces que los lenguajes son cuantificables de a millones pero los temas que los ponen en marcha reducibles a unas pocas unidades. Y a veces pasa que hay artistas que se mueven en coordenadas similares y soplan las velas para que sus barcas busquen puertos afines. Y mientras los Coen, sobre el final de la película le hacen relatar a un Tommy Lee Jones ya de vuelta de todo y con el cuero duro como el de un lagarto overo, un sueño a su mujer con estas palabras:

 

“Íbamos con mi padre, estábamos atravesando las montañas de noche y cruzando aquel terrible desfiladero, hacía frío y había nieve alrededor, él me adelantaba y seguía adelante sin decirme ni siquiera una palabra al pasar. Iba envuelto en su manta con la cabeza gacha. Al pasarme podía ver que llevaba fuego dentro de un cuerno como se hacía antes y veía el cuerno porque la llama que llevaba dentro lo iluminaba. En el sueño yo sabía que él iba a seguir y a encender una hoguera en medio de aquella oscuridad y aquel frío, sabía que cuando yo llegara él estaría ahí… y me desperté.”

 

Aída nos lo cuenta con formas, color y talento, nos embarca con visado al país del nunca jamás, nos enfrenta a un espejo que nos devuelve al niño que fuimos y que ya no volveremos a ser.

 

Hernán Raggi

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus