buscar

Av. del Libertador 1473 [mapa]
Tel 4803-0802 / 8814
Mar a vie 11 a 20hs. Sáb y Dom 10 a 20hs

www.bellasartes.gob.ar info@mnba.gob.ar

Nuevas Salas del MNBA

Nuevas Salas del MNBA

Del 07 de Julio de 2011 al 05 de Diciembre de 2012 - Inaugura: 20hs  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
 
anterior siguiente
 
 

El Museo Nacional de Bellas Artes inaugura sus salas de Planta Baja.

En el marco del proyecto de reforma y ampliación arquitectónica del MNBA,  se habilitarán 24 salas, favoreciendo la visión y ofreciendo - por medio de un espacio amplio y dinámico-  una nueva percepción de la colección de obras.
Los cambios introducidos en los criterios museográficos, presentan un museo diseñado según requerimientos técnicos que  permiten una mejor apreciación y conservación de las obras.

 

Un elemento substancial es la incorporación del arte argentino del siglo XIX en la Planta Baja, anteriormente destinada al  arte internacional. Esto permite al visitante iniciar el recorrido por el arte argentino republicano o  por el  europeo. Esta modificación en el guión permite ampliar las diferentes lecturas posibles, y manifiesta aún más, la heterogeneidad de su patrimonio.

 

Las 24  salas de la planta baja con sus más de 2000 metros cuadrados  fueron remodeladas y pintadas con impactantes colores, para cada una de ellas se eligió un color acorde a las obras que se exponen, brindando una lectura diferente del patrimonio. En algunas salas se exhiben piezas que anteriormente se encontraban en la reserva. Los cambios realizados en la exposición permanente resaltan la riqueza y complejidad de la colección, al tiempo que se cumple con los requerimientos los donantes que la conformaron a través de estos 115 años de existencia.

 

Las obras fueron concebidas por la Dirección del Museo, con la participación activa del personal de la Institución, y la colaboración de American Express, con el fin de brindar un espacio diáfano, en el que el público activo participe y goce intelectual y estéticamente; considerando al MNBA un referente de su tiempo.

 

___________________________________________________________________________________________________________________________

 

Es el inicio de un proyecto ambicioso de reforma y ampliación arquitectónica del MNBA En el nuevo siglo, los edificios de los museos han adquirido un papel relevante, no son sólo espacios de conservación patrimonial y de exhibiciones, sino hitos urbanos que modifican los perfiles y la vida cultural de las ciudades. En este marco, el Museo debe potenciar su visibilidad en la trama urbana desde su ubicación privilegiada, para acrecentar el dinámico corredor artístico desarrollado en la ciudad en los últimos años del cual es el núcleo principal. El MNBA cumple un papel central en la política cultural del país, no sólo por su condición de principal reservorio artístico, sino también impulsando el conocimiento crítico de su acervo, y debe disponer el mismo de manera innovadora para que el público pueda disfrutarlo

 

El MNBA, como uno de los más relevantes museos públicos latinoamericanos, debía encarar un proyecto de reforma y ampliación de su edificio, esta última es indispensable para poder acrecentar los metros cuadrados disponibles y lograr extender de manera ordenada lo destacado del acervo de más de once mil objetos; además de adecuar las instalaciones para el trabajo interno de las distintas áreas de la institución, y de poder ofrecer mejores servicios al público y los especialistas,
En esta primera etapa de reformas de las salas se continúa con lo realizado en el 2008 con el hall de entrada, ahora la planta baja recupera sus ejes principales, potenciando la visión y el placer de recorrerlas.

 

Se percibe la visión totalizadora propuesta por Alejandro Bustillo en los años treinta, su pensamiento moderno generó salas adecuadas  para desplegar las obras de arte. Ahora es factible sentir el espacio arquitectónico en su amplitud y detenerse a observar la obra expuesta con mejores condiciones de observación. La caja estática de exhibición se transforma permitiendo la circulación serena en un movimiento continuo, antes interrumpido continuamente por tabiques agregados en cada uno de los espacios o aberturas cegadas y desplazadas. Esta recuperación de los espacios tiene también como objetivo mejorar la protección y conservación de los bienes del MNBA, así la amplitud de la sala favorece la custodia.

 

Es también el inicio de cambios en los criterios museográficos: el público encontrará un museo del presente, para disponer las obras de arte del pasado con los requerimientos técnicos necesarios para la mejor observación y conservación. El punto de mayor visibilidad es la propuesta de color para cada sala, que permite generar climas particulares para cada colección, identificarlas, y potenciar las nuevas relaciones entre los objetos que permiten un redescubrimiento del patrimonio.

 

Algunas de las salas cuentan con nuevos guiones, que suman piezas guardadas en depósito, así se inicia un proceso de renovación de las obras de arte exhibidas, para que el público pueda acceder a piezas relevantes hace tiempo no expuestas, desde ya manteniendo las obras maestras del acervo. Así se da cuenta de la riqueza y complejidad de la colección, además de cumplir con los legados de los donantes que la fortalecieron en su centenaria historia.

 

Para concretar estos cambios es necesario un museo abierto, que en sus salas exprese los avances de los especialistas en el conocimiento de los objetos; un museo dispuesto a generar debate crítico y académico y, a la vez, ofrecer la difusión de mayor calidad a los ciudadanos, a quienes pertenece este patrimonio artístico. Se presentan nuevos guiones, que incorporan obras antes en la reserva, en la sala central con escultura y pintura francesa; en las salas de arte medieval y renacentista; pintura holandesa y flamenca; manierismo y barroco; y pintura española del siglo XIX. Nuevos guiones presentan las obras del arte del siglo XVIII; de Francisco de Goya; la pintura impresionista y la colección Mercedes Santamarina. Esta última con el espacio adecuado para exhibir las excelentes obras de pintura y escultura francesa, mobiliario y arte de Asia.

 

La propuesta radical es la presencia del arte argentino del siglo XIX en la planta baja, compartiendo el recorrido con sus contemporáneos europeos. Así se abre la posibilidad de ingresar a las salas por el arte argentino republicano, y no sólo por el arte europeo. Era una deuda pendiente con nuestra tradición cultural. Esta modificación en el guión implica la del concepto de museo, que desde su particularidad pueda establecer nuevas lecturas, una voz propia desde la heterogeneidad de su patrimonio. El nuevo guión vuelve a permitir al público, después de años de su guarda en depósitos, acercarse a obras importantes del arte argentino y contemplar de manera óptima aquellas que ya forman parte del imaginario cultural de los argentinos.

 

La variedad de las tradiciones culturales que expresa el acervo del MNBA es un reflejo de la constitución de nuestra nacionalidad. Así, la decisión de exhibir el arte argentino republicano en la planta baja, es parte del proyecto de consolidar una identidad al MNBA, donde el arte argentino no este escindido de las restantes colecciones, sino integrado a una mirada plural y compleja.

 

El proyecto de reforma y futura ampliación del MNBA obliga a pensar en un plan de reordenamiento de las colecciones, dentro de este se contempla que en el primer piso se despliegue el arte contemporáneo, argentino e internacional.
Entre las tareas concretadas de planta baja, se cuentan la restauración del piso de las salas, las estructuras del techo para despejar visualmente la superficie superior de cada sala, la modificación del sistema de iluminación, el acondicionamiento de las paredes y aberturas; y la renovación de los sanitarios.

 

La reforma, ya de próxima finalización, del Pabellón de exposiciones temporarias permitirá contar con un espacio de mayor calidad para producir muestras destacadas y recibir otras itinerantes mediante las acciones conjuntas con instituciones de la región.

 

Esta renovación es resultado de los deseos y esfuerzos de las personas que trabajan en el museo y de la comunidad que apoya los desafíos que implica impulsarlo como un espacio dinámico, abierto; convocante de un público activo y masivo, que goce intelectual y estéticamente; que reconozca al museo como un referente de su tiempo. Para ello debe aspirar a entablar un dialogo con el proceso contemporáneo del arte desde el valor histórico de su colección.

 

El MNBA abre sus puertas al siglo XXI.

 

 

CRITICOS EMERGENTES

Una reforma que actualiza
Por Keila Blackall Alumna Área Transdepartamental de Crítica de Arte. IUNA I Instituto Universitario Nacional del Arte.

La reforma del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), consiste en recuperar una visión totalizadora propuesta por Alejandro Bustillo. Donde la diagramación del recorrido está diseñada para que el público pueda realizar una visita cronológica de las Bellas Artes Europeas, desde el siglo XI al XIX hasta luego llegar a las influencias del mismo en la Argentina en el siglo XIX, con el Arte Argentino Republicano, el cuál se incorpora en esta reforma, a la muestra permanente, como también así obras del barroco y manierismo.

En la distribución de las salas a diferencia de la reforma anterior, donde encontrábamos tabiques generando una especie de laberinto, ahora vemos grandes espacios cúbicos, los cuáles nos permiten recorrer con amplitud las obras, lo cuál genera que el museo sea más dinámico. Podemos destacar otro cambio importante en el MNBA, los colores de las salas, los cuales fueron asignados según la época o estilo y para generar un realce de las obras, acompañado con una excelente iluminación. En un principio tenemos, entre otras, la sala del Renacimiento con sus paredes azules que se relacionan directamente con sus cuadros en cuyos fondos los colores se tornan azules; o en la sala de Goya el rojo, que marca la pasión de sus obras de guerra, también el verde de la naturaleza del impresionismo, y hasta los grises del paisajista francés Corot, entre una amplia gama de colores.

Esta reforma fue positiva para el MNBA, ya que actualiza los modos curatoriales, adaptándose a nuevas formas. Es una visita recomendada, donde además de poder disfrutar de la nuevas salas, podemos apreciar obras de grandes artistas a nivel mundial como, Monet, Van Gogh, Gauguin , Rembrandt, Rubens, Degas, Renoir, Cézanne, Morandi, El Greco, Rodin, entre otros, y también de Argentina, como Ernesto de la Cárcova, Prilidiano Pueyrredón, Cándido López, entre otros.

 
 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus