buscar

Lavalleja 1062 [mapa]
Tel 4772-6754
Mar a Vier de 13.30 a 20 hs. Sáb de 13.30 a 16 hs.

www.artexarte.com.ar info@artexarte.com.ar

Piano rojo

Piano rojo

Marcelo Mendiburu

Del 20 de Octubre al 26 de Noviembre de 2011 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
 
anterior siguiente
 
 

1º piso. Sala Tierra.

Marcelo Mendiburu presenta en esta oportunidad una serie de trabajos que tienen un lazo con la abstracción en su propuesta pero que a partir del título, nos permite percibir a través de una cortina de colores, las huellas de una improvisación musical que le hubiera sido dictada al autor por Kandinsky en una noche de insomnio.

 

________________________________________________________________________________________

 

El destello del sentido

 


La cámara fotográfica surgió, a principios del siglo XIX, como perfeccionamiento técnico de aquella “fenestra aperta” (L. B. Alberti, 1435) de la pintura renacentista. En el curso del siglo XX sirvió para demostrar que no hay ventana (percepción del mundo) que no esté velada. Si lo que separa las fotografías de Marcelo Mendiburu de la pintura abstracta es, precisamente, la cualidad indicial de la toma (aun cuando no reconozcamos de qué se trata, eso que vemos estuvo allí), también es cierto que esa realidad que la imagen trasunta se nos da a ver como una trama compleja de significantes fragmentarios y misteriosos. Para el artista, la realidad sería algo que se puede vislumbrar, como a través de los vaivenes de un cortinado o los intersticios de una persiana.

 

Hay en sus imágenes una límpida solidez compositiva y, a la vez, un vaivén, un movimiento que las atraviesa de lado a lado, o entre la superficie del cuadro y una profundidad ilusoria. Este aliento es sostenido por diferenciales de textura (zonas planas y zonas esfumadas) y de temperatura (colores expansivos como el rojo, colores que se contraen como el azul). La estructura se basa en la repetición de registros horizontales o verticales.

 

La disposición en bandas nos recuerda, en principio, tres ámbitos: los renglones de la escritura, las líneas de las partituras musicales y las capas de sedimentos de las excavaciones arqueológicas. En cuanto a la música, sabemos que constituyó una de las aspiraciones de la pintura abstracta, y sin duda Marcelo Mendiburu posee una intuición singular para los encadenamientos rítmicos. Pero la fotografía, como signo indicial, viene a cuestionar la pretensión de autonomía de la abstracción, o bien a develar su génesis. El artista nos induce a pensar que toda imagen es, en definitiva, un collage, una superficie donde se encuentran huellas de diverso origen. La forma cerrada de la imagen reúne, pero no suprime, la tensión propia de cada elemento. Como un arcón de recuerdos, como un cofre donde se atesoraran los rastros de un largo andar.
 

En algunas obras hay fragmentos de escritura. Si allí reside alguna clave (Foucault, Lacan…) nos indica que el recorte fotográfico opera como la puntuación en el tejido del lenguaje. Que la imagen oculta, que la palabra calla; que el sentido es un destello momentáneo sobre un fondo borroso. ¿Por qué Marcelo Mendiburu alude a la incertidumbre con ese colorido alegre, lúdico, festivo? Porque su tarea de artista no radica en exponer fragmentos melancólicos de una totalidad perdida sino en celebrar el todo que vive allí, en cada parte.

 

Valeria González
Universidad de Buenos Aires
 

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus