buscar

Av. del Libertador 1473 [mapa]
Tel 4803-0802 / 8814
Mar a vie 11 a 20hs. Sáb y Dom 10 a 20hs

www.bellasartes.gob.ar info@mnba.gob.ar

San Juan Evangelista

San Juan Evangelista

Doménicos Theotocópoulos (El Greco)

Del 18 de Septiembre al 02 de Diciembre de 2012  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
 
anterior siguiente
 
 


Mediante el programa Una obra del Museo Nacional del Prado, con el auspicio de la Embajada de España, y el aporte económico de la Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes, BBVA Francés, Telefónica, la Cámara Española de Comercio de la República Argentina y  Befesa, San Juan Evangelista de El Greco,  se exhibirá en el Museo Nacional de Bellas Artes, junto a “Jesús en el huerto de los olivos” óleo también pintado por el maestro español de origen griego, perteneciente a la colección del MNBA.

 

Otras obras de la escuela española del acervo del MNBA, de temática religiosa, como “San Francisco en meditación” de Francisco de Zurbarán, “Cristo a la columna” de Luis de Morales, la escultura “Un ángel con la cabeza de San Juan Bautista” de Alonso Cano,  complementarán el contexto de la época.

 

 

Otras obras de la escuela española del acervo del MNBA, de temática religiosa, como “San Francisco en meditación” de Francisco de Zurbarán, “Cristo a la columna” de Luis de Morales, la escultura “Un ángel con la cabeza de San Juan Bautista” de Alonso Cano,  complementarán el contexto de la época.
 

 

Museo Nacional del Prado. Madrid.                              


San Juan, el discípulo preferido de Jesús aparece en diversas escenas del Nuevo Testamento. Tras la dispersión de los Apóstoles parte hacia Asia y se establece en Éfeso, donde fue detenido a una edad muy avanzada. Desterrado a la isla de Patmos redacta  el Apocalipsis. Favorecido por una amnistía regresa a Éfeso, y compone allí su Evangelio. El sumo sacerdote de Diana en Éfeso lo somete a una prueba de la que sale victorioso. Juan bebe sin consecuencias un brebaje envenenado con serpientes. La iconografía de este episodio suele estar representada por una serpiente o un pequeño dragón que sale de la copa.

 

En el caso de esta obra San Juan aparece como un joven, vestido con una túnica verde y un manto rojizo,  colores con los que suele aparecer representado y ante uno de sus característicos fondos grisáceos con nubes, señalando con su mano izquierda, sumamente expresiva, el cáliz con una serpiente que sostiene en su diestra.

 

El Greco lo representa en actitud de diálogo, probablemente con otro apóstol, mientras ofrece un cáliz del que sobresale un líquido que toma forma de dragón, en alusión al intento de envenenarle por un sacerdote del Templo de Diana de Éfeso.

 

Parece tratarse de una obra aislada, que no formaba parte de ningún Apostolado, aunque presenta profundas semejanzas -en cuanto a iconografía, composición y formato- con las representaciones de San Juan de los Apostolados de la Casa-Museo de El Greco y la Catedral de Toledo.


Pese a carecer de firma e ignorarse su procedencia, es unánimemente aceptado por la crítica como realizada por El Greco, y pertenece a la época en la que su pintura se hace más extrema y expresiva, la más conocida por el público',


El óleo del Prado se  exhibirá en la sala  Manierismo y Barroco de la Planta Baja del MNBA, donde ocupará un sito relevante en diálogo con las obras que integran el guión de la colección permanente.

TEXTO DEL ARTISTA

 


Doménikos Theotokópoulos,  El Greco Candia, Creta, 1541 – Toledo, 1614

“El Greco se formó en los talleres cretenses pero hacia 15676 se trasladó a Venecia, donde modificó su manera post-bizantina hacia una pintura con mayor énfasis en los contrastes cromáticos y mayor preocupación por el manejo anatómico y espacial. Estos cambios se afirmaron durante su posterior permanencia en roma. Hacia 1576 se trasladó a España y en 1577 está documentada su  presencia en Toledo, donde permaneció hasta su muerte. En esta ciudad su estilo evolucionó hacia una síntesis muy personal, en  la que el color y la pincelada adquirieron un papel fundamental. Paralelamente introdujo alteraciones anatómicas cada vez más radicales y ubicó los personajes representados en espacios que desafían las leyes de la perspectiva renacentista, bajo cielos surcados por ramalazos de luces, en una atmósfera casi irreal.”

 

María Cristina Serventi, “El Greco, Doménikos Theotokópoulos. Jesús en el huerto de los olivos”, en:  Roberto Amigo (dir.), María Isabel Baldasarre (coord.), Museo Nacional de Bellas Artes: colección. Buenos Aires, Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes, 2010, p. 135-136

 

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus